DULCE VICTORIA BANANERA

Y llegó la esquiva victoria. El triunfo que Unión Magdalena no conocía hace 10 fechas aterrizó en el Sierra Nevada ante el líder de la Liga, que vino con toda su nómina, y llenó de alegría a los cerca de 3.000 hinchas en las gradas del estadio samario. Un contundente 2-0, un muy buen juego en el segundo tiempo, esperanzador debut del pastuso Juan Villota, manejo de balón y gol de parte de la figura del encuentro Juan Carlos Pereira y el regreso de un hijo de nuestra tierra, Daiver Vega, a la ofensiva del equipo azulgrana fueron factores que sumaron para el triunfo unionista. Un triunfo que apacigua la crisis de resultados que se estaba dando. El profesor Pedro Sarmiento y sus dirigidos respiran tranquilos con estos tres puntos en el bolsillo y ya piensan en la dura prueba que se viene el próximo fin de semana en el Atanasio Girardot para enfrentar al Atlético Nacional de Juan Carlos Osorio.

En Santa Marta, este domingo, el clima no ayudó mucho. El cielo nublado y la temperatura no tan alta como en días previos, facilitaron la adaptación de los azucareros, aunque en su fútbol no pudieron demostrar por qué eran primeros en la tabla.

Etapa Inicial

Desde el primer minuto el Unión trató de imponer su juego y con salidas constantes de sus laterales y el manejo de balón por parte del volante Juan Carlos Pereira trataba de generar opciones de gol que dejaran en posición de gol al ariete azulgrana Jean Carlos Blanco. Luego se vinieron minutos de ida y regreso en el que varios errores de entrega en los pases de los volantes de recuperación del Unión Magdalena permitieron  que el Deportivo Cali tuviera 3 opciones clara de gol que afortunadamente carecieron de definición, pero pusieron en alerta al guardameta Horacio Ramírez, quién con gritos y llamados  de atención trataba de despertar a sus compañeros y hacerlos entender que estuvieran mas concentrados.

El Unión Magdalena tuvo también varias opciones de gol, incluso le anularon una anotación por fuera de lugar de Blanco. El equipo local tuvo en los últimos minutos el control del balón, pero su juego era muy horizontal y la falta de profundidad facilitó el trabajo defensivo de los dirigidos por Lucas Pusineri, quienes sin hacer mucho se llevaban un punto a tierras vallunas. El juvenil Hernán Luna no pesaba en el juego y era claro que en la segunda etapa Sarmiento necesitaba  modificar la estructura o la forma de juego si quería alcanzar los 3 puntos.

En las gradas estaban desesperados y gritaban una y otra vez que metieran a Villota y se iban en contra del jugador Luna por sus desacertadas intervenciones, en las que se le vio errático y falto de fuerza.

Terminó la primera parte y con el marcador en ceros, los conjuntos se fueron a los camerinos a afinar su estrategia para superar a su rival.

 

Complemento

El profesor Sarmiento, esta vez leyó muy bien el juego y se dio cuenta que era necesario hacer un juego mas horizontal, abrir la cancha para originar espacios y tener en la mitad de la cancha a alguien que manejara los hilos. Para eso trajeron a Villota y para eso lo metieron iniciando el segundo tiempo en sustitución de Hernán Luna. Y desde el primer minuto en el campo demostró que puede llegar a ser ficha clave del equipo magdalenense. Comenzó a pensar el juego azulgrana. Un juego hacia adelante, con énfasis puesto en aprovechar las diagonales de Blanco y los despliegues tanto de Yulián como de Subero. Hay que también anotar que luego de esos primeros minutos, estuvo un poco perdido y el manejo del balón bananero pasó mas por los pies de Pereira, sin embargo esperamos que con el transcurrir de los juegos su preponderancia aumente.

Fue producto de la velocidad de juego ofensivo y la búsqueda de espacios en el área rival que llega el primer gol del Unión. En un tiro libre por derecha, Villota cobra al área de las dieciocho y Battitste cabecea al palo de la mano derecha del arquero Pablo Mina, pero antes de llegar a portería se atraviesa la rodilla de Abel Aguilar para romper la red y abrir el marcador. Rodillazo oportuno, dicha en las gradas y la esperanza de una victoria afloraba. Era el minuto 48 y de ahí en adelante hubo mayor tranquilidad para manejar el partido. Sin embargo, en cada ataque del Deportivo Cali quedaba la sensación que los tres puntos podrían perderse ante cualquier error. Se necesitaba una segunda anotación para asegurar el triunfo.

Juan Sebastián Villota estuvo perdido en los siguientes 15 minutos y Juan Carlos Pereira asumió el liderazgo. Una de sus características mas importantes siempre ha sido su capacidad de bajarle la temperatura al juego. De hacer fútbol control para no permitir que el rival llegue a propia área y genere peligro y así lo estaba haciendo.

Sarmiento también era consciente que se necesitaba otro gol y ponerle mayor presión a la  zaga central del Cali. Blanco, a pesar de sus intentos, no lograba desequilibrar la defensa del Cali y así,  luego de haber estado a préstamo en el Valledupar y no haber jugado aún ningún minuto en este semestre, Daiver Vega entra al terreno de juego. Desde su ingreso demostró una actitud enérgica y apasionada. Peleaba cada pelota y empezó a incomodar a los recios centrales azucareros. Y consecuencia de esa intensidad el segundo gol del Unión es casi de este juvenil samario.

Inicia con una proyección por izquierda de Yulián, quién deja atrás a dos defensores del Cali, pasa el balón a Vega y este no logra controlarlo, pero no desiste y va por la pelota nuevamente haciendóle presión al defensor del visitante, quién no logra rechazar correctamente y le deja el rebote a Pereira, quien como francotirador experimentado, prepara, apunta y fuegooooooolllllll.

Zapatazo rasante al palo derecho del arquero, toca la base del poste y golazo que gritaron con el alma los aficionados azulgranas. Era la tranquilidad, era el premio a un planteamiento en el que no se improvisaron posiciones, se entendió que era imprescindible alguien que manejara con cerebro los ataques, un armador de jugadas que generara fútbol y que sin descuidar el bloque defensivo, se  fuera mas incisivo en ataque. Todo se planteó y todo dio sus frutos. Sarmiento hizo lo que el librito dicta y así logró su primera victoria como timonel bananero.

Esperamos que esto sea un punto de quiebre para el Unión y que logren mentalizarse que material humano hay, que no importa que tan difícil sea el rival, ni en qué posición esté, siempre debes salir a ganar y plantarle cara con profesionalismo y actitud. Y eso precisamente necesitará en la próxima fecha en la cual tendrá una dura prueba ante el verde de Antioquia.

Ahora cada partido es una final, estamos entrando al tramo final que determinará nuestra permanencia en la máxima categoría en 2020 y en la que queremos seguirte viendo luchar.

Vamos Ciclón. Siempre Ciclón.

 

Por Luis Jorge Guerrero

Twitter @lujor78

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: