CONTRAPUNTO: Golpe en Copa

Por: Fabián Guerrero-Rivero

 

No hay discusión. La prioridad, el principal objetivo, la gran meta para el Unión Magdalena en este 2018 es el ascenso a la primera división del fútbol profesional colombiano. Sin embargo, la Copa Águila, el campeonato que juegan los 36 equipos afiliados a la Dimayor y que otorga un cupo a la Copa Libertadores de América en 2019, no es algo menor. Y no lo es por deportividad, profesionalismo, por orgullo propio y porque al hincha de cualquier equipo siempre le gusta ganar, así sea un torneo de barrio.

Con estos ingredientes, el hincha bananero acompañó ilusionado el sábado anterior al equipo de sus amores en el inicio de su periplo por la Copa Colombia. Periplo que puede ser muy breve, teniendo en cuenta que en el Sierra Nevada no pudo sacar una ventaja que le permitiera viajar tranquilo a tierras llaneras, para enfrentar el partido de vuelta el próximo miércoles 14 de marzo.

Un pálido 0-0 fue lo que pudieron observar un poco más de mil personas que acudieron a la nueva casa del Unión, en el sector de Bureche, y que salieron muy decepcionados al ver que el equipo no encuentra un camino ideal para la victoria, pese a los cambios que hizo el técnico Rivera en la nómina frente a lo que fue el partido por el Torneo Águila en la fecha 4 contra el Deportes Quindío en la ciudad de Armenia.

Contra Llaneros F.C. ya son cinco partidos oficiales que ha jugado el Unión Magdalena en 2018 y en cuatro de ellos se ha ido en blanco en el marcador. La definición se ha convertido en el principal problema del elenco bananero y las alarmas se prenden en el proyecto de Harold Rivera. Los jugadores que llegaron para esta temporada todavía no logran mostrar sus capacidades a plenitud. Por ejemplo, a David Ferreira se le nota desconectado de los delanteros. En muchas ocasiones le toca bajar a campo propio a buscar el balón, lo que provoca que no encuentre receptores libres o le toque transportar la esférica por largos tramos del terreno, generando agotamiento físico desde temprano.

Y cuando Ferreira genera las opciones, el delantero no concreta, tal como pasó finalizando el primer tiempo, cuando en un centro por el sector izquierdo, Aníbal Mosquera no supo definir rematando de cabeza por fuera del arco visitante. Oportunidad desperdiciada de manera increíble porque el atacante bananero estaba frente al arco sin marca alguna con todas las posibilidades de anotar. Es más, estaba más fácil que el penal que falló el propio Ferreira en el minuto 83 del partido.

Parece un déjà vu lo que estamos viviendo. Un técnico asume las riendas del equipo y sale a mitad de temporada. Llega otro, quien no armó la plantilla y la termina como puede. Inicia la nueva, con los jugadores que pidió, pero tampoco resulta, por lo que le toca salir, y así sucesivamente, durante los últimos torneos, mientras el aficionado sigue padeciendo la falta de resultados y la pesadilla de seguir en la B, sin ni siquiera lucharla. ¿Hasta cuándo?

La Copa Águila tiene la misma importancia que el Torneo y así lo han expresado los miembros del cuerpo técnico, por lo que esperamos que el día miércoles se tomen los correctivos, que al día de hoy es básicamente el gol. La definición. Encontrar la tranquilidad necesaria para que la ofensiva logre anotar, se debe convertir en la prioridad máxima para los dirigidos por Harold Rivera. Mientras se prepara el importante juego frente al Barranquilla F. C. por la jornada 5 del Torneo Águila el próximo domingo, el Unión Magdalena debería brindarle una pequeña satisfacción a su afición pasando a la siguiente fase de la Copa. No será fácil, no solo por el resultado parcial de la llave, sino por las condiciones del campo en Villavicencio. Se jugará en cancha sintética, lo cual cambia la preparación del partido.

Si no logra pasar, será una gran frustración para el hincha bananero. Aquel que inició el año ilusionado por el regreso del equipo a la ciudad, con nuevo estadio incluido, y que sueña cada día con poder verlo ante los mejores del fútbol profesional en la primera división.

Por ahora, el Unión ha recibido un golpe en sus aspiraciones de continuar en la Copa, donde lo esperaría el ganador de la llave entre Barranquilla y Tigres. Las cosas no andan bien y siempre se confía en mejorar. Al menos se vio un poco más de lucha y garra que contra el Quindío, donde ni alma se tuvo para poder doblegar a un equipo que jugó más de 70 minutos con 10 jugadores, pero esa garra no fue suficiente para anotar y ganar, lo que produce ira y decepción, tal como lo expresaron algunos hinchas al finalizar el cotejo el día sábado.

Esperemos no continuar en este círculo vicioso de malos resultados y salidas de técnicos, que lo único que produce es alargar el sufrimiento de quienes apoyamos al equipo siempre. Sí, suena masoquista el asunto, pero es el equipo que nos tocó ver desde niño, Ese con el cual creces y que en definitiva  debes seguir. Ojalá los jugadores lo entiendan, se mentalicen y se inspiren para que el camino se enderece. Porque por ahora, está muy chueco.

Adenda. ¿Será que el equipo preparará los disparos desde el punto penal? Muchas decepciones hemos recibido por cuenta de esa forma de desempate.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: