CUADRANGULARES SEMIFINALES: CAYÓ EL CICLÓN EN CASA Y COMPLICA SUS ASPIRACIONES DE ASCENSO

Unión Pereira II

El equipo matecaña comenzó los cuadrangulares semifinales del Torneo ganando de visitante al Unión Magdalena 1-2 en Ciénaga, rompiendo así una sequía de triunfos de 40 años en tierra magdalenense y con contundencia demostró por qué es cabeza de grupo.

Ciénaga y su estadio estaban preparados para la fiesta, desde temprano los hinchas bananeros se pusieron la azulgrana y dejaron terminados sus quehaceres para asistir a apoyar a su equipo y así iniciar su camino al ascenso con un triunfo ante un elenco matecaña que llevaba cuatro décadas sin conocer la victoria frente al equipo bananero en condición de visitante.

Las puertas del Estadio Municipal de Ciénaga se abrieron a la 1:45 p.m. y con un sol resplandeciente y alta temperatura los aficionados del Ciclón comenzaron a llenar las graderías, se sentía un ambiente de optimismo, de alegría y la seguridad de que hoy el Unión Magdalena aseguraría el triunfo en su casa, en donde en este 2015 no había perdido.

Desde la gobernadora electa Rosa Cotes hasta el último aficionado estaban llenos de alborozo y con tambora, música y arengas transmitían ánimo y apoyo a los jugadores unionistas.

INICIA EL ENCUENTRO

Con un leve retraso en el horario se inició el partido, en donde el equipo visitante planteó el juego con bastante gente en el medio campo y con gran disciplina táctica le cedieron el balón al Unión esperando contragolpear con Leonardo Castro y así contrarrestar los efectos del calor y la humedad para rendir bien físicamente durante los 90 minutos.

Con el partido en estas condiciones y a pesar de ser erráticos en el manejo del balón y en su entrega es el Unión Magdalena quién genera las primeras opciones gol en el arco de Soto con remates de Brayan Correa y Yoiner Viveros.

En las gradas el cuero de la tambora repiqueteaba más fuerte y la sirena no dejaba de sonar, los hinchas locales tenían atragantado el grito de gol y entre insultos y gritos a los jugadores esperaban que la valla visitante cayera. Y así lo seguía intentado el Ciclón, con un cabezazo de Joli al minuto 23 que quedó en las manos del arquero de la visita Soto.

Al minuto 25 es el Pereira quien con un remate a puerta de Machado se sacude un poco y empieza a llegar con mayor propiedad a los terrenos del Unión. Al minuto 26 Viveros tuvo una clara oportunidad y con un remate que no se supo bien si era a puerta o centro, desperdició teniendo perfilado y con clarísima opción a su compañero Carlos Peralta.

Los minutos siguientes transcurrieron con el transitar del balón en el medio y con un Pereira conteniendo efectivamente a un Unión sin ideas y al minuto 37 con un fuerte derechazo cruzado Leonardo Castro pone a celebrar al equipo matecaña y decreta el 0-1.

La situación se complicaba para el equipo local, esta derrota no estaba en las cuentas y ganar de local es fundamental para aspirar a ganar el cuadrangular.

Luego al minuto 42, nuevamente el Pereira con Leonardo Castro, pone en aprietos al arquero Miguel Solís con un pase al vacío y una carrera queda mano a mano con el arquero pero este responde y la manda al tiro de esquina.

Al minuto 47 el defensa central y capitán Oliver Fula comete falta dentro del área y el árbitro decreta pena máxima. Es Brian Flores quien se encarga de ejecutar y anotar el 0-2 a favor del Pereira.

Acaba el primer tiempo, los hinchas bananeros entre el agobiante calor y la profunda frustración no podían creer que en tan solo 45 minutos la esperanza de iniciar los cuadrangulares con un triunfo se haya desvanecido. Entre argumentos de táctica y aseveraciones trataban de explicar qué necesitaba el Unión para el segundo tiempo, qué debía hacer Carlos Silva para contener a un Pereira que estaba bien plantado en el campo de juego y parecía no sufrir por los efectos del calor y la humedad y que podría seguir anotando a no ser que se replanteara el esquema del partido.

SEGUNDO TIEMPO

El segundo tiempo inicia con un cambio en el cuadro Unión Magdalena, en donde salió Leonardo Joli para darle paso al veterano delantero Oscar Villareal y con una dinámica distinta de parte del Ciclón Bananero, salieron con más ganas, al parecer la charla en el camerino surtió efecto en la actitud de los jugadores y se volcaron al terreno del equipo pereirano por el empate y en cuestión de 7 minutos generaron 4 opciones claras de gol que no fueron concretadas, aumentando la ansiedad y nervios de los fanáticos.

Producto de esa ola ofensiva al minuto 7 se origina una mano dentro del área y el juez sin dudarlo marca tiro penal a favor del Unión. El encargado de cobrarlo es el goleador del equipo Carlos Peralta quien anota el descuento y así pone a soñar a la afición con alcanzar el empate y por qué no, la victoria.

Los ánimos volvieron, los gritos regresaron y la tambora otra vez empezó a sonar, la euforia se apoderó de todos y el equipo se fue contra el Pereira en busca del empate, opciones iban y venían, un palo, un centro no aprovechado, otro palo y la pelota no entraba, la gente animaba, la barra de oriental saltaba y saltaba, se sentía el estruendo y la esperanza de gol renacía, el Pereira se notaba ya cansado, disminuido pero aguantaba; sabían que el botín conseguido hasta ese momento era oro, era gran parte del tiquete a la máxima categoría, que la gran campaña en el todos contra todos debía refrendarse aquí y ahora, así que no era el momento de desfallecer, el sol en sus caras y el sudor en sus frentes eran origen y causa del padecimiento físico al que se estaban sometiendo, el Unión apretaba y el Pereira soportaba, el Ciclón comenzó a soplar y con Sierra, Viveros, Peralta, Villareal estaban al borde de conseguir el empate, una y otra vez llegaban y una y otra vez el palo o los defensas matecañas evitaban el gol bananero.

El técnico del unión quemó otro cambio al ingresar al brasilero Martins quien poco hizo para que las cosas cambiaran, el tiempo pasaba y el balón no entraba, la tambora nuevamente hizo silencio y de los gritos de ánimo se pasó a los insultos nuevamente, a las caras de decepción, la decepción que ha acompañado a esta hinchada por más de diez años en este tormento de la segunda categoría.

El pitazo final llegó y el Unión perdió. Pereira ganó 1-2 con contundencia, con claridad, con sufrimiento y acabó la racha negativa de no ganarle al Magdalena en Santa Marta o Ciénaga en condición de visitante, cuatro década pasaron desde que aquel 12 de octubre de 1975 en que con gol de Alvaro Ossa los de la perla del Otún se impusieron al equipo bananero.

Ciénaga no celebró, la tambora se recogió, la sirena se apagó y los hinchas volverán este lunes a sus labores con el sinsabor de no haber iniciado con triunfo los cuadrangulares, pero con la esperanza intacta de que el Ciclón soplará en el siguiente partido, que arrasará y enderezará su camino al ascenso.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Ronald Riátiga dice:

    Te faltó poner, rosa cotes no vayas más salaaaaaaaaa

    Me gusta

  2. Paúl Ricardo dice:

    #NosVeranVolver #EsteAñoSI

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s